Masacre de Múnich 1972
Deportes Historia

La Masacre de Múnich 1972

El mundo a inicios de los 70 fue sorprendido por un acto terrorista en el marco de los Juegos Olímpicos, específicamente en Alemania, la Masacre de Múnich 1972 fue el detonante.

Un grupo de atletas de la delegación de Israel fueron sorprendidos por terroristas palestinos, denominado Septiembre Negro y que atacó en el desarrollo de la justa deportiva.

La facción de la Organización para la Liberación de Palestina, partido político que fue liderado por Yasser Arafat, fue el artífice del acto inhumano en Múnich.

En el siguiente post, daremos detalles de la Masacre de Múnich 1972, desde el perfil del Septiembre Negro y las repercusiones que ocasionó tal asesinato.

Te puede interesar: Las 10 Tragedias Deportivas más Lamentables

Ver más: El Asesinato de JFK

Leer más: Las 8 Grandes Sorpresas de la Copa Mundial de la FIFA

Juegos Olímpicos de Múnich 1972

Masacre de Múnich 1972

La elección de los JJOO en la ciudad alemana de Múnich fue realizada durante la Sesión 64 del Comité Olímpico Internacional en Roma, Italia, el 26 de abril de 1966.

Múnich se impuso a ciudades candidatas como Madrid, Montreal y Detroit, superando la ciudad alemana con 29 votos en la primera ronda y 31 en la siguiente.

La cita inició el 26 de agosto de 1972 y en ella acudieron la delegación de 121 países, representados en más de 7000 atletas disputando 23 disciplinas deportivas.

Sin embargo, los Juegos Olímpicos se vieron manchados de sangre por un acto terrorista de la organización Septiembre Negro el 05 de septiembre de 1972.

El Ataque de Septiembre Negro

Masacre de Múnich 1972
Miembros de Septiembre Negro rodeando la Villa Olímpica.

Para adentrarnos directamente en el ataque, debemos enfocarnos en los antecedentes previos a la acción terrorista de Septiembre Negro.

La organización de corte terrorista fue una facción rebelde de la OLP, partido político de Palestina, dicha agrupación tenía una ideología antisemita y extremista.

Septiembre Negro pedía la liberación de prisioneros palestinos en cárceles de Israel (en su mayoría presos políticos) ante la negativa del gobierno hebreo.

Por su parte, Septiembre Negro no solo exigía la liberación de los presos palestinos, sino, también de dos fundadores de movimientos extremistas, como Andreas Beader y Ulrike Meinhof en Alemania.

De esa forma, la cita olímpica se desarrollaba en Múnich y la organización tuvo motivos suficientes para tomar rehenes y atacar ante la observación del mundo.

Para ello, los terroristas tomaron la villa olímpica en la madrugada del 05 de septiembre, ayudados inocentemente por una delegación de los Estados Unidos, creyendo que eran deportistas.

Estando dentro de la villa, accedieron a buscar a la delegación de Israel y cometer el acto que será recordado por muchos debido a lo inhumano y vil.

05 de Septiembre de 1972 (Parte I)

La segunda semana de la justa deportiva iniciaba con una alerta en la televisión, un grupo terrorista conocido como Septiembre Negro irrumpió en la villa olímpica.

En las noticias, habían informado de la muerte de dos miembros de la delegación israelí por parte de los terroristas palestinos.

La identidad de los dos fallecidos (en ese momento) fueron el luchador Yossef Romano y el entrenador de lucha, Moshé Weinberg.

Por otro lado, las televisoras identificaron a los 9 rehenes (deportistas): Joseph Gutfreund, Eliezer Halfin, David Berger, Yakov Springer, André Spitzer, Amitzur Shapira, Kehat Shorr y Mark Slavin.

Asimismo, los secuestradores eran fedayines palestinos, específicamente, refugiados en Siria, Líbano y Jordania y tenía como líder del movimiento a Luttif Afif.

Los secuestradores poseían capucha o alguna indumentaria que ocultaban la identidad y solicitaron entablar negociaciones o sino, procedían a ejecutar a cada rehén.

A las 6:00 horas (Múnich), los secuestradores publicaron una serie de demandas y exigencias en la ventana de la villa olímpica con el fin de entrar a negociar.

Entre las exigencias era la liberación de los presos políticos palestinos en un lapso de tres horas o de lo contrario, ejecutarían a un rehén pasado el tiempo.

05 de Septiembre de 1972 (Parte II)

Un oficial de la policía muniquesa observó a una joven dialogando con un hombre disfrazo de safari con una cara manchada de un líquido negro.

Por su parte, las negociaciones iniciaron y el gobierno alemán entró en escena mediante el ministro del interior, Hans-Dietrich Genscher.

Genscher ofreció ser uno de los rehenes a cambio de que liberarán a los deportistas, pero los terroristas expresaron que accederían si liberaban a los 236 prisioneros palestinos.

La televisión accedió a entrevistarse con uno de los terroristas y se mostraban sonrientes ante la emisión de las cámaras.

Wolfgang Gitter, periodista alemán detalló la presencia de tres hombres con algunas características y uno de ellos menciona que a la delegación alemana no le pasará nada.

Asimismo, el lugarteniente ‘Issa’ (uno de los terroristas) en vista que pasó el lapso; extendieron tres horas más hasta el mediodía para conocer la respuesta de Israel.

Por su parte, el gobierno alemán recibió la negativa de su par israelí y decidió actuar de otra forma para conseguir más tiempo.

05 de Septiembre de 1972 (Parte III)

A las 11:30, el oficial de policía, Manfred Schreiber manifestó que estaban esperando la respuesta del gobierno israelí, esta maniobra con el fin de ganar tiempo.

Sin embargo, Issa dio un lapso de una hora más y de no haber respuesta procederían a atacar a los rehenes.

Seguidamente, Issa volvió ser permisivo y otorgó dos horas más a cambio de comida para los secuestradores, un aproximado de 20 integrantes.

Por otro lado, el embajador tunecino, exhortó a los terroristas que demuestren al mundo que no son asesinos y el líder extendió hasta las 17:00 el plazo.

Mientras tanto, los JJ.OO fueron suspendidos debido a la presión internacional sobre la toma de rehenes de la delegación israelí.

Asimismo, Issa empezó a perder la paciencia a medida que pasaban las horas y no había una respuesta positiva de acuerdo con sus pretensiones.

El gobierno alemán intentó persuadir en el intercambio de rehenes y la petición había conseguido éxito (parcial), cuando informaron de que Israel accedería a liberar 50 presos paulatinamente.

Issa intentó conectarse con un superior y ante las sospechas de que intervinieron la comunicación, les hizo saber a los alemanes de que la petición fue denegada.

Por lo tanto, el ejército alemán quedó inactivo, debido a los acuerdos de la postguerra y solo quedaba la policía de Múnich para impedir el ataque de los terroristas.

Respuesta de Alemania

La Operación Somneschein compuesta por 38 miembros del escuadrón Bundesgrenzschütz interceptó el edificio en la parte de arriba y en las zonas aledañas.

No obstante, la televisión alemana difundió las imágenes y los terroristas pudieron ver cada movimiento del escuadrón de rescate.

Seguidamente, el escuadrón no atacó y la operación fracasó debido a que estaban supervisados por los terroristas.

Pasada las 18:00 horas, los miembros del Septiembre Negro emitieron otra exigencia y fue un avión con destino a Egipto para entablar las negociaciones desde allí.

Pero, la negativa del primer ministro egipcio, Aziz Sedki, de no inmiscuirse en asuntos ajenos iba a estancar las negociaciones con los terroristas.

Sin embargo, los alemanes ofrecieron helicópteros con el fin de que los terroristas transportaran a los rehenes y luego, atacar en el aeropuerto e iniciar el rescate.

El plan iba a ejecutarse, pero la policía de Múnich inventó otra estrategia para neutralizar a los terroristas sin que hubiera bajas inocentes.

Los fedayines inspeccionaron el área aledaña al aeropuerto y tomaron de rehenes a Schreiber, Tröger y Genscher antes de abordar al avión con los otros secuestrados.

A las 22:00 hrs, los fedayines transportaron un autobús que los conducirían hacia los helicópteros.

Por su parte, la información de los francotiradores alemanes era distinta a la realidad; ellos suponían 5 terroristas en vez de 8 que eran realmente.

Misión Fracasada

Los fedayines se aproximan a los helicópteros y a las 22:30 hrs, llegan los vehículos aéreos que transportarían a los terroristas.

Sin embargo, los fedayines tomaron de rehenes a los pilotos alemanes, quebrantando la promesa de no tomar prisioneros a ciudadanos de ese país.

Los líderes de los terroristas inspeccionaron el avión y estaba vacío y en ese instante, uno de los francotiradores falló y disparó en el muslo a ‘Tony’, uno de los cabecillas.

Tras ello, los alemanes recibieron la orden de abrir fuego y esa acción se produjo a las 23:00 hrs local.

Inmediatamente, se dieron las dos primeras bajas de los terroristas, los que abordaron a los pilotos alemanes.

Los rehenes alemanes huyeron debido a que no estaban atados, mientras que los deportistas se encontraban amarrados, por tanto; se encontraban a merced de los terroristas.

La Masacre de Múnich de 1972

Pertenencias de la delegación de Israel en la villa olímpica después del ataque terrorista.

A las 00:04 del 06 de septiembre de 1972, Issa ejecutó sin piedad a tres rehenes e hirió a otro, quien falleció tiempo después.

Posteriormente, Issa hizo explotar una granada dentro del helicóptero donde estaban los demás rehenes atados, muriendo en el acto.

Instantáneamente, fue acribillado en la pista por la policía de Múnich, por su parte, otro miembro de la facción terrorista también dado de baja al intentar escapar.

Por su parte, un tercer terrorista acribilló a los rehenes restantes en uno de los helicópteros que iba a partir.

A su vez, los demás terroristas fueron capturados heridos, uno de ellos, huyó, pero fue acribillado a la 1:30 horas.

Repercusiones de la Masacre de Múnich de 1972

Masacre de Múnich 1972
La prensa mundial reportando sobre los 9 atletas fallecidos por la organización terrorista Septiembre Negro. Imagen: The New York Times.

Inmediatamente, las televisoras anunciaron de la ‘exitosa operación’ con el rescate de los atletas israelí en detrimento de los terroristas.

Sin embargo, pasado el tiempo, se alertó de que las noticias eran falsas y a las 3:24 horas, Jim McKay, corresponsal estadounidense, informó que todos los rehenes fallecieron.

Tras la terrible noticia, trajo la suspensión de los JJ.OO por un día y continuaron el 07 de septiembre.

Además, se hizo un memorial para las víctimas de la masacre de Múnich de 1972, pese a ello, no mencionaron a ninguno de los fallecidos, aspecto que enojó al mundo.

Por otro lado, las naciones árabes enemigas de Israel, vieron un fracaso tal operación de los terroristas.

Asimismo, las delegaciones de Israel y Egipto se retiraron de la competición, el primero con temor a más ataques y el segundo por represalias debido a negarse a cooperar.

Por su parte, el gobierno israelí atacó a las bases de la OLP en Libia y Siria en respuesta al ataque de los fedayines en contra de la delegación de ese país.

Dos semanas después de la Masacre de Múnich 1972, miembros de Septiembre Negro secuestraron un avión de Lufthansa, esta vez, el gobierno alemán actúo por cuenta propia.

Homenajes Póstumos a las Víctimas

  • El edificio que sirvió de hospedaje (villa olímpico) erigió una placa conmemorativa a las víctimas mortales con el nombre de los fallecidos
  • De la misma forma, el parque olímpico de Múnich dispuso un memorial y panel en honor a las víctimas
  • Algunos deportistas de otras naciones decidieron declinar la participación en honor a los atletas fallecidos, a pesar de que no se suspendieron el desarrollo de los JJ.OO.

Atletas fallecidos en la Masacre de Múnich 1972

  • Moshe Weinberg (entrenador de lucha libre), 33 años
  • Yossef Romano (levantador de pesas), 32
  • Ze’ev Friedman (halterofilista), 29
  • David Berger (levantador de pesa), 31
  • Yakov Springer (juez), 39
  • Eliezer Halfin (luchador), 25
  • Yossef Gutfreund (árbitro), 46
  • Kehat Shorr (entrenador de tiro), 49
  • Mark Slavin (luchador), 31
  • Andre Spitzer (entrenador de esgrima), 27
  • Amitzur Shapira (entrenador de atletismo), 40.

Samuel García

CEO de Dossier Interactivo

Esposo de una excelente mujer (Marines) y padre de tres y redactor SEO de Dossier Interactivo.

Médico de profesión y amantes de los cómics, videojuegos, libros y del fútbol.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *